sábado, 18 de abril de 2009

"Castilletes es un peine en la negociación de la frontera"



Tomado de:
http://deportes.eluniversal.com/2009/04/18/pol_art_castilletes-es-un-p_1351373.shtml


El vicepresidente del IEFV dice que hay que respetar el Laudo Arbitral de 1891



Valery advierte que prolongar una línea limítrofe desde Castilletes reduciría el tamaño del golfo de Venezuela (Nicola Rocco)


Contenido relacionado


Linderos errados


"Los errores han caracterizado la actividad de las comisiones venezolanas encargadas de negociar la demarcación de la frontera colombo-venezolana", asegura el vicepresidente del Instituto de Estudios Fronterizos de Venezuela (IEFV), Rafael Valery Salvatierra; sin embargo, advierte que seguir aceptando el cerro de Castilletes como el hito para iniciar la delimitación terrestre o marítima podría constituir el peor de todos.



Valery -quien ha dedicado más de 25 años al estudio de mapas y documentos históricos sobre los línderos nacionales- explica que la primera porción del Laudo Arbitral de Madrid de 1891, que abarca desde La Guajira hasta Cerro Pintado, fue interpretada incorrectamente.



El Laudo indica que "la frontera comienza en el mogote llamado Los Frailes tomando como punto de partida el más inmediato, Juyachí, pero la comisión mixta no encontró nunca el mogote de Juyachí, porque ese nombre en guajiro significa 'charco de agua' y en La Guajira hay un juyachí donde quiera que alguien pueda hacer uno", asevera Valery.



El arquitecto critica que la comisión mixta constituida a fines del siglo antepasado haya iniciado la expedición partiendo de Maracaibo en vez de Riohacha, un poblado colombiano ubicado al occidente de la península de La Guajira y más cerca de la zona donde abundan los mogotes, formaciones de terreno que recuerdan a un monte.



"Cuando llegaron a Castilletes ya estaban cansados del calor, la plaga y los indios así que se tranzaron por éste, pero eso es absurdo porque ese cerro no constituye una referencia en el documento suscrito en 1891", advierte.



Ahora bien, tomar Castilletes como punto de referencia para establecer la frontera terrestre venezolana es tan perjudicial como tomarlo para demarcar las áreas marinas y submarinas que colindan con la Península de La Guajira.



"La línea que va de Matajuna a Castilletes no es recta, tampoco es el fin de la frontera, y, lo que es peor, si se prolonga no toca Punta Macolla, ubicada en la Península de Paraguana, sino que va hacia el sureste reduciendo el tamaño del Golfo de Venezuela", alerta.



Para Valery, la prolongación propuesta es "un peine" en la negociación, uno de los muchos que los comisionados ya han pisado y por los cuales Venezuela ha perdido dos tercios de su territorio.



Una propuesta "Las cosas tienen que ser justas, no favorables", es el mensaje que envía Valery a quienes prefieren hacer caso omiso al Laudo Español con tal de llegar rápidamente a un acuerdo binacional en la materia.



En este sentido, el arquitecto reitera que la negociación debería tener como base la Tesis Nacional desarrollada por la IFEV y que cuenta con el aval de la Federación de Colegios de Abogados de Venezuela desde 1995.



Dicha propuesta toma el Laudo Español como punto de partida y exige a Colombia que devuelva "las zonas ilegalmente ocupadas en la península de La Guajira, al este del mogote de Juyachi y en la ladera occidental de los Montes de Oca hasta sus términos en el Valle de Upar".



Una vez acordada la demarcación terrestre es que se podría iniciar la delimitación marina y submarina; siempre y cuando se mantenga que a Venezuela le corresponde ejercer su soberanía en la totalidad de las aguas y costas del Golfo homónimo.


rfernandez@eluniversal.com