sábado, 4 de abril de 2009

LA FRONTERA QUE CAMINA(Golfo de Venezuela)

Señores
MESA DE REDACCIÓN

Diario EL UNIVERSAL

Ciudad

En nombre de todos los venezolanos, les ruego dar cabida a esta nota en las páginas de Opinión de nuestro diario, lo antes posible.


LA FRONTERA QUE CAMINA

Plausible destinar una página completa (4-6) de la edición centenaria de EL UNIVERSAL a este tan importante tema, casi siempre desestimado, pero es lastimoso que se caiga siempre en la repetición de posibles "soluciones" para la delimitación de nuestras áreas marinas, cuando todas parten de la base falsa de considerar a Castilletes como el inicio real de la frontera.


El Instituto de Estudios Fronterizos de Venezuela, creado en 1989, publicó en 1992 la Tesis Nacional en la que expone claramente la nulidad de la frontera fijada para la Sección 1a. del Laudo de Madrid de 1891, por haber "interpretado", de manera ilegal y arbitraria, lo pautado por el Laudo. La frontera real, que comienza en el mogote de Juyachí (Norte de la Guajira) y llega hasta la sierra de Perijá (cerro Pintado) no se corresponde ni en un milímetro con la adoptada por la Comisión Mixta Demarcadaora en 1900, y para poner fin a un problema que no debe existir, ambos países tienen la obligación de demarcar fielmente este tramo. El mogote de Juyachí no es "inexistente", sólo no ha sido hallado.


Es, además, obvio que no se puede trazar la frontera marina sin estar debidamente fijada la terrestre.
Entre las soluciones planteadas está la de la prolongación de la frontera terrestre sobre las aguas de nuestro golfo epónimo (íntegramente venezolano, en sus aguas y en sus costas, por lo menos desde 1528).



Una línea no puede ser prolongada sino de cualquiera de sus dos extremos, y la prolongación del último (o primer) tramo de la actual, írrita, frontera no se dirige hacia la punta Macolla, sino sigue un curso al Sureste, hacia Capatárida.


Es otro peine que no debemos pisar...

Como de vez en cuando surgen rumores sobre posibles (y ocultas) "negociaciones" con Colombia, los venezolanos esperamos que la hermana República no tome injusta e inmoral ventaja de las circunstancias que, por ahora, prevalecen en Venezuela, para tratar de adquirir más territorio a costa nuestra.


Rafael Valery Salvatierra

C.I. 85.979

Instituto de Estudios Fronterizos de Venezuela