sábado, 18 de abril de 2009

El Golfo de Venezuela. Diferendo para definir perímetros lleva años sin avanzar

Tomado de:
http://www.el-carabobeno.com/p_pag_not.aspx?art=a170409b04&id=t170409-b04


Daniella Vera Alam
Valencia, abril 16 (REDACTA).- Los señalamientos sobre un presunto acuerdo inconsulto para la delimitación del Golfo de Venezuela han ocasionado polémica en la sociedad venezolana. Aunque el presidente Chávez negó tal arreglo, otros sectores aseguran que el pacto, que se construyó a partir de la criticada “hipótesis de Caraballeda”, sigue su curso.



El trato que estarían haciendo Pavel Rondón y Pedro Gómez, representantes de Venezuela y Colombia en la Comisión Presidencial Negociadora para la Delimitación de Areas del golfo, respectivamente, implica un retroceso a los acuerdos que se comenzaron en Roma en 1970. Expertos coinciden en que el pacto que se estaría evaluando pone en riesgo la soberanía nacional porque no defiende el patrimonio venezolano. También ha ocasionado disgusto en la Armada, componente encargado de patrullar la zona que se opuso a un planteamiento similar considerado por las autoridades hace más de dos décadas.



Pompeyo Márquez, ex ministro de Asuntos Fronterizos, considera fundamental que se consulte a la población antes de concretar cualquier acuerdo. “Es un mandato constitucional, ese tratado debe ser sometido a la consideración de la opinión pública. Una de las cosas más graves de este Gobierno que habla de la democracia participativa, es el secreto y los negocios a espaldas del país”. Márquez, quien fue miembro de la Comisión Presidencial para la Delimitación de Areas Marinas y Submarinas durante diez años (1989-1999), asegura que la gente rechazaría el pacto que evalúan los representantes de ambas naciones, que “están desaparecidos, no dan la cara, no se sabe si continúan en sus funciones”.



El diferendo limítrofe para definir los perímetros lleva años sin avanzar, pero para Márquez resulta primordial consolidar las relaciones con Colombia antes de poder concretar un tratado fronterizo. La situación se ha complicado por la “manera epiléptica como Chávez lleva las relaciones con Colombia, unas veces es su ‘hermano’ Uribe y otras veces lo llena de insultos”. En marzo de 2008, el Presidente cerró la frontera con el vecino país y ordenó la movilización de tropas al lugar. El mismo mes, expulsó al embajador colombiano y a todo el personal de la sede diplomática en Caracas.



El Instituto de Estudios Fronterizos de Venezuela (IEFV) y varias organizaciones no gubernamentales, como Gente del Petróleo y Frente Patriótico, han exigido que se concluya la demarcación terrestre pendiente en la frontera colombo-venezolana, antes de delimitar las áreas marinas y submarinas.



Diferendo limítrofe



La disputa entre Venezuela y Colombia por este espacio geográfico se remonta a 1830, fecha de la separación de la Gran Colombia. El petróleo y demás recursos que existen en el lugar han dificultado la delimitación de las aguas territoriales y submarinas que le corresponden a cada país. Desde entonces existe un diferendo limítrofe.



El primer acuerdo de solución fue rechazado por el Senado de Venezuela en 1833. Luego hubo varios intentos claves de las negociaciones bilaterales, como el Laudo Español en 1891, el Laudo Suizo en 1922 y el Tratado sobre Límites de 1941.



En 1970 se iniciaron las “Conversaciones de Roma” donde se analizaron las posibles soluciones que beneficiarían a las partes involucradas, pero el diferendo sobre el Golfo persistió. La posibilidad de una explotación conjunta contemplada años después, tampoco prosperó.



La “hipótesis de Caraballeda” fue una propuesta que se evaluó en 1981, pero la sociedad y las fuerzas castrenses la rechazaron porque no defendía los intereses venezolanos.



Uno de los momentos más álgidos de la historia, fue cuando en 1987 la corbeta colombiana “Caldas” ingresó en nuestras aguas acompañada por un submarino.

El entonces presidente Jaime Lusinchi ordenó

movilizaciones armadas para evitar la incursión.


El riesgo de hostilidades desapareció cuando el primer mandatario neogranadino, Virgilio Barco, ordenó la retirada de la embarcación. Desde ese momento, las discusiones se enfriaron.



Dos años después se acordó un nuevo esquema de negociación, a través del diálogo directo. La comisión bilateral ha seguido sosteniendo reuniones para discutir el asunto, pero no se conocen acuerdos definitivos sobre la zona.