domingo, 19 de abril de 2009

"Mi ejército no estaría de acuerdo con eso"

"Mi ejército no estaría de acuerdo con eso" http://www.entornointeligente.com/resumen/resumen.

Tomado de:

http://www.entornointeligente.com/resumen/resumen.php?items=849273


16 de Abril de 2009 Referencia: Tal Cual


Una vieja amistad con el ex canciller Luis Alfonso Dávila llevó al general (r) del Ejército José Antonio Olavarría a la presidencia de la Comisión Negociadora con Colombia (Coneg) entre octubre de 2001 y abril de 2005, cuando fue removido del cargo sin que se le diera una explicación.

Luego de que trascendiera a la opinión pública un supuesto preacuerdo entre ambas comisiones para delimitar el Golfo de Venezuela, Olavarría se une a quienes se muestran en desacuerdo con la llamada "Propuesta Gómez-Rondón", al considerar que ésta no mantiene la tesis histórica de Venezuela sobre la delimitación fronteriza.




El ex embajador considera que en los últimos años la comisión venezolana perdió regularidad en sus reuniones y unidad en la estrategia para negociar con la parte colombiana. Igualmente, acusa a su sucesor Pavel Rondón de "no saber nada" sobre la problemática fronteriza y explica que se enteró de su destitución por boca de su contraparte colombiana, el ex embajador Pedro Gómez Barrero, medida que atribuye a su decisión de firmar a favor del referendo revocatorio contra el presidente Chávez.

Desde su perspectiva uno de los principales problemas es que Venezuela ha abandonado la política de negociación simultánea de cinco temas, establecida a principios de la década de los 90, que permitía la discusión de la problemática fronteriza como un todo, lo que, desde su perspectiva, daba mayor margen de maniobra al país en la controversia del Golfo. "Es como si tu fueras un jugador de póquer y le enseñaras las cartas al otro, hay que mantener el sigilo de la información sobre las cartas", explica.

­Usted habla del juego del póquer, ¿Cuáles son las consecuencias de que este tema trascienda a la opinión pública? ­Hay varias ópticas para verlo.

Creo que ha sido positivo porque yo no estoy de acuerdo con esa solución. A la Coneg le asignaron cinco temas: limitación de áreas marinas y submarinas, el problema de la navegación de ríos internacionales, el régimen de las cuencas hidrográficas compartidas, la correcta demarcación de la frontera terrestre y el problema de los indocumentados. No se está negociando en un solo sector sino que hay cinco temas y no se puede llegar a una solución definitiva si no se llega a un acuerdo sobre estas áreas. La demarcación de la frontera terrestre es un punto bien importante porque entre Venezuela y Colombia existen alrededor de 40 puntos que hay que definir. También es importante el régimen de las cuencas hidrográficas compartidas.

Hay varias cuencas de ríos que nacen en Colombia, llegan a Venezuela y van al mar. Hay que establecer las normas de regulación de esta situación. Esa es una negociación como parte de estos cinco temas que también influye a Venezuela, así como la navegación de los ríos internacionales le interesa más a Colombia y el Golfo es un tema más sensible para nosotros.

­¿Qué solución era mejor para Venezuela en el tema del Golfo? ­Aquí estamos negociando y usted me tiene que convencer de que yo salgo bien con lo que me propone. La tesis venezolana es la prolongación de la línea de la frontera terrestre con Colombia, por eso es tan importante la correcta demarcación de la frontera terrestre. Venezuela ha sostenido que lo que está debajo de esas líneas son aguas interiores de Venezuela y que eso no está en discusión.

­Usted estuvo frente a esta comisión, ¿cree que el presidente Chávez acepte una propuesta como esta? ­Es difícil saber cómo va a reaccionar el presidente Chávez, yo diría que el actuaría como usted está diciendo pero a lo mejor no, esa sería otra pregunta que le tendría que hacer a él.

­¿Qué implicaciones tendría para Venezuela la aceptación de un acuerdo como éste? ­Estamos viviendo un periodo bien difícil para Venezuela porque el Presidente dijo hace dos días que no habría diálogo con la oposición, entonces si no hay diálogo vamos para la guerra.


­¿Cómo ve el sector militar este tipo de acuerdos? ­Yo no le puedo hablar nada de ese sector militar porque a mí me botaron en 1985. Yo le puedo garantizar que en esa época mi ejército, el que yo comandé, no estaría de acuerdo con esto. Ahora aquí han pasado muchas cosas que llaman la atención.


­¿Por qué usted sale de la comisión negociadora? ­¿Usted sabe quién me avisó a mí que ya no era presidente de la comisión? el embajador de Colombia en Venezuela Pedro Gómez Barrero, que me llamó por teléfono.

Yo estaba en una junta en abril de 2005 y atiendo el teléfono y él me pregunta si fui sustituido de la comisión negociadora; `que yo sepa no", `pero aquí en el periódico El Tiempo de Colombia dice que usted fue sustituido" y hasta el sol de hoy nadie me ha dicho nada. Salió un decreto nombrando a Pavel Rondón pero todavía no me han dicho cuál fue la causa. Aunque yo creo que sí sé cuál es. Las firmas (para el referendo) fueron en 2003 y desde esa fecha hubo gente que empezó a bombardearme porque había firmado. Entonces salió el decreto la designación de Pavel Rondón. Él no sabe nada de eso.

Él llegó en paracaídas, él iba a mi oficina a hablar conmigo para que yo le diera luces y me di cuenta de que ese señor no sabía nada. Él era masista, estuvo con Alí Rodríguez Araque en la guerrilla, él también era comandante, y era el contacto de la FARC con el gobierno venezolano y ahora es el presidente de la comisión negociadora por parte de Venezuela. Personalmente creo que falta continuidad en las reuniones para tener una estrategia única venezolana ante los problemas con Colombia.