martes, 14 de abril de 2009

Entrevista // Pompeyo Márquez, ex ministro de asuntos fronterizos(Golfo de Venezuela)

Tomado de:
http://www.eluniversal.com/2009/04/14/pol_art_este-gobierno-esta_1346621.shtml


"Este gobierno está entregando literalmente el país"


"¿Dónde está Pavel Rondón? ¿Qué está pasando en estas negociaciones? Que den la cara los negociadores"


Para Pompeyo Márquez las informaciones sobre un eventual acuerdo binacional sobre la delimitación de aguas marinas y submarinas en el golfo de Venezuela, que tratarían hoy en su encuentro los presidentes Uribe y Chávez, demuestra cómo el Gobierno está entregando nuestra soberanía a países extranjeros y no sólo al occidente del país, sino también en los casos de Guyana y del Caribe nororiental. Para el ex ministro de Fronteras y miembro, durante diez años, de la Comisión Presidencial para la Delimitación de Áreas Marinas y Submarinas (1989-1999), tanto el Presidente como los miembros de la Comisión que no fueron consultados, así como el negociador venezolano, el ex embajador en Colombia, Pável Rondón, deberían dar la cara y explicar cómo se llegó a un acuerdo que desconoce todo el país: "Estamos viendo cómo quienes se llenan la boca hablando de soberanía están entregando literalmente al país. ¿Dónde está Pável Rondón? ¿Qué se hizo luego de que lo destituyeran de su cargo de embajador en Bogotá? ¿Dónde está la Comisión? ¿Quién da la cara por esa Comisión? ¿Qué está pasando en estas negociaciones? Que den la cara los negociadores. Que digan si se está cerca de un acuerdo. En una autocracia como la actual Chávez hace y deshace sin tomar en cuenta cualquier posición que puedan dar los comisionados.



Versiones publicadas por este diario en la columna Runrunes de Nelson Bocaranda indicaban que el acuerdo establecía un trazado de la línea Castilletes-Punto Medio con dirección a Punta Cocuy, que constituye un abierto abandono a la posición venezolana de la prolongación de la frontera terrestre y agregaba que si bien el trazado es parecido al logrado en 1979, en Caraballeda y nunca concretado, las áreas superan en 10% lo que le correspondía a Colombia en aquel momento



Como contrapartida Márquez señala que en la Comisión Negociadora, presidida por Reinaldo Leandro Mora y cuyo secretario era el embajador Leandro Area, se mantenía una política de Estado que consistía en "la prolongación de la frontera terrestre a partir de Castillete. Como se ha divulgado, los puntos de referencia iban en función de Punta Macolla, que era una de las hipótesis sostenidas por la comisión venezolana".



El ex ministro explica que estuvimos diez años negociando con los colombianos bajo el concepto de la "globalidad", según el cual todos los problemas binacionales bajo la consideración de la Comisión Negociadora estaban conectados y demandaban una solución en conjunto, premisa que ha sido obviada por el comisionado Rondón, quien se concentró sobre un solo punto específicamente cuando la agenda contempla 38 casos sobre los cuales había que ponerse de acuerdo.



Según Márquez, todas las hipótesis eran discutidas con diferentes sectores del país y la opinión pública debidamente informada: "Nosotros formábamos un equipo con un mismo criterio e interpretábamos el sentimiento nacional sobre la materia. Esa actitud nos llevó a realizar investigaciones en el Congreso de Estados Unidos donde fueron desclasificados numerosos documentos, algunos de los cuales reafirmaban la soberanía de Venezuela sobre esas aguas. Para nosotros el problema del golfo de Venezuela era vital, para Colombia no y ese concepto privilegiaba nuestra posición porque por esa bahía histórica tiene salida y entrada el flujo de nuestro comercio internacional y sobre todo los embarques petroleros. En esa perspectiva defendimos con firmeza y flexibilidad los intereses del país y éstos se garantizaban con la prolongación de la frontera terrestre a partir de Castillete. Pero también había otras tesis. Una era la extrema: nada que conversar con Colombia o la de Lara de Peña, la de la costa seca, que sometimos a consultas con especialistas internacionales, algunos sugeridos por el mismo Lara Peña, por autorización del presidente Pérez. Luego de esas consultas quedó claro que tal posibilidad estaba descartada en el Derecho Internacional".



-Hay una tesis según la cual Chávez estaba haciendo concesiones a cambio de su aceptación, por parte de Uribe, como mediador en la entrega de rehenes.



-Todo eso forma parte de lo que se encontró en las computadora de Raúl Reyes. Creo que Uribe tiene prensado a Chávez con documentos que reposan en su poder y que muestran los nexos de Chávez con las FARC y el ELN. En Guasdualito gobiernan las FARC y en el corredor del Alto Apure hacia el Táchira y en el Amazonas también. El gobernador de Apure, quien además es oficial de la FAN, dijo que estaba en un estado dominado por los irregulares. Lo mismo ocurre con las FBL, que cobran vacuna y secuestran, fortalecidas por Chávez y su tesis de la guerra asimétrica y la invasión de EEUU.



-Si Chávez iba a sacrificar la soberanía en el Golfo para ser mediador en el conflicto colombiano pero Uribe lo sacó de juego, ¿qué sentido tiene que persista en otorgar esas concesiones?



-Esos son los misterios de una diplomacia unipersonal. Aquí no hay Cancillería sino una política personalista internacional.



Márquez se retrotrae a la intentona golpista de 1992 y recuerda que una de las razones que esgrimió Chávez para justificar lo ocurrido el 4 de febrero era la entrega que se estaba haciendo del Golfo y advierte que ahora Chávez ha cancelado la reclamación a Guyana: "Hoy no pasa nada, pero antes, cuando hablaba de esto había agitación en los cuarteles. Incluso cuando Chávez habló de buscar soluciones a los problemas, luego de la reunión de Hato Grande, José Vicente Rangel recomendó el tratamiento cuidadoso de esta materia porque estaban en juego factores de poder".



Agrega, además, que la situación de la frontera marítima nororiental es alarmante.



"El grupo de países de esa zona, encabezado por Barbados y Martinica, negaba primero el carácter de isla a Isla de Aves, pero ahora han ido más lejos negando la soberanía de Venezuela sobre esa isla, vigente desde 1965. Hay una situación de conflictividad en toda esta frontera marítima sobre la cual no se ha pronunciado la Cancillería, impasible incluso, cuando embarcaciones de Trinidad pescan en aguas venezolanas, desconociendo delimitaciones acordadas con el ex canciller Isidro Morales Paúl", puntualiza.



rgiusti@eluniversal.com