domingo, 12 de abril de 2009

PARA METERSE A BRUJO...(Golfo de Venezuela)

Publicado a su vez en EL SEMANARIO La Razón y en http://www.lahistoriaparalela.com.ar/2009/04/14/para-meterse-a-brujo/


GD. Oswaldo Sujú Raffo.


Como muy bien dice el refrán de que “Para meterse a brujo, hay que conocer de hierbas”, deseo insistir sobre el tema de la semana pasada referente a la presunta delimitación, en aguas del Golfo de Venezuela, por los gobiernos de Colombia y Venezuela.


Se dijo que la iniciativa partió del Tcnl. Dictador durante una reunión efectuada en Casa Grande, Bogotá, en Septiembre del año 2007. Lo grave del asunto es que estas conversaciones, presuntamente, se han efectuado a “calladitas” para no alborotar a los militares y grupos de opinión vernáculos, por los antecedentes del vivaracho “Condominio”, del burdo “Diferendo” y de la repudiada “Hipótesis de Caraballeda”.


Como parece que es más osada y pérfida la nueva “línea delimitadora” es menester, por el bien de la Patria, alertar y salirle al paso a esta nueva depredación y entrega de soberanía territorial. Como este régimen rojito ha demostrado supina ignorancia sobre los problemas de reclamación y defensa de los sagrados intereses nacionales, debemos integrarnos en un sólido frente común en la defensa de nuestro patrimonio territorial y evitar nuevas entregas y concesiones. Ya basta de traicionar a la Patria!


Lamentablemente no contamos con la presencia física, la sabiduría y el coraje de ilustres venezolanos que supieron cumplir y darnos ejemplos de amor por Venezuela. Ilustres ciudadanos como Pablo Ojer Celigueta, Pedro Lara Peña, Herman Oropeza, Ramiro Pérez Luciani, Eugenio De Bellard Pietri, Roberto Pérez Lecuna, Salvador Itriago, Marco A. Angeli, Rafael Felice S., O. Páez Pumar, Ramón Raven H., Isabel C. Bacalao, Yolanda Pisani, Horacio Cabrera Sifontes, Raúl Chacín S., Manuel Matos R., Agustín Ascanio J.. Rubén Carpio C., Aquiles Monagas, Tomás Polanco A., Jorge Olavarría y otros insignes venezolanos que escapan a mi memoria y no pude citar.



Ellos nos dejaron sus conocimientos, fruto de muchos años de análisis, estudios y de revisión de miles de documentos, antiguos y contemporáneos, en textos, mapas, ensayos y trabajos de investigación que, de manera férrea e irrefutable, nos permiten mantener nuestra posición inequívoca de que en aguas del Golfo de Venezuela no hay nada que delimitar, pues siempre fué, es y será de Venezuela, íntegramente en todas sus costas y aguas.



Existe suficiente jurisprudencia internacional, decisiones jurídicas y experiencias históricas que respaldan la defensa de nuestro patrimonio territorial. A mis compatriotas civiles y militares les advierto que desde 1830, la astucia neogranadina siempre trató y consiguió expandir su territorio a expensa del nuestro. La indiferencia, ignorancia y debilidad política y militar en nuestro pasado histórico, así lo permitieron.. Los intentos de delimitación terrestre entre Venezuela y Colombia desde los años de 1833, 1875,1881, 1891, 1894, 1896, 1900, 1905, 1907, 1909, 1911, 1913, 1918, 1922, 1928 y 1941 fueron siempre sobre espacios terrestres y fluviales pero NUNCA se discutió nuestra soberanía nacional en el Golfo de Venezuela.



Como la ignorancia es la madre de muchas calamidades, debo insistir que aunque Venezuela aceptó (a regañadientes y por la premura de la invasión inglesa en el territorio Esequibo) firmar el Laudo de Madrid de 1891, en dicho Laudo señalaba taxativamente el comienzo de la frontera entre los dos países, en un punto por encima del Paralelo 12 grados de latitud norte ( Castilletes está a 11 grados y 3 min.) y se precisa como inicio el mogote de Los Frailes, muy cercano al Cabo de Chichivacoa, al norte , frente al Mar Caribe.

La Sección I del Laudo es mencionada de Norte a Sur, pero la Comisión Demarcadora de 1900 lo hizo al revés, de Sur a Norte y por ello no consiguió el mogote de Los Frailes. El hito de Castilletes no es válido, es írrito y no aparece en el texto del Laudo. Todo esto lo sabe muy bien la aguerrida y astuta Cancillería neogranadina, pero ellos están en su actual pretensión en el Golfo desde 1964, por una “pasguatada” nuestra...


Por todo lo antes expuesto, se deben suspender las discusiones sobre delimitación marítima, hasta que sea demarcada correctamente la frontera terrestre en la Goajira y en los Montes de Oca, según el texto del Laudo de 1891.


La indiferencia ante un delito de lesa Patria es también una traición, que nunca prescribirá, en esta Venezuela tuya, mía y nuestra. La Patria es primero. Fuera los invasores y los cínicos chulos regionales. Hasta luego. !!