domingo, 19 de abril de 2009

Analistas sostienen que en el Golfo no hay nada que negociar





Tomado de:
http://internacional.eluniversal.com/2009/04/17/pol_art_analistas-sostienen_1351417.shtml


"Al no llegar el hito de Castilletes al mar no se pueden delimitar áreas marinas"



El profesor de la UCV, Rafael Ruano Montenegro, destaca que Venezuela siempre ha tenido el dominio absoluto sobre el Golfo (Enio Perdomo)


El Gobierno venezolano estaría avanzando en las negociaciones sobre las áreas marinas y submarinas con Colombia, sin tener que hacerlo, porque la frontera terrestre no se ha demarcado en su totalidad, así lo señalan expertos en la materia.

El profesor Rafael Ruano Montenegro, quien imparte la cátedra de Geopolítica y Fronteras en la Escuela de Geografía de la Universidad Central de Venezuela, señala que en el área del golfo de Venezuela no hay nada que negociar con Colombia. Explica que en Castilletes, el hito número uno -que divide a los dos países- no llega al mar.

Argumenta que en la negociación sobre el golfo de Aqaba entre Israel y Egipto (1981) la Corte de La Haya sentenció que en una disputa limítrofe si no hay un contacto físico con el mar, no se pueden establecer los límites marítimos.

La misma opinión la expresa el abogado Rubén Villafañe, vocero del grupo de estudios fronterizos Los Cerrejones. "En el caso del golfo de Aqaba no se procedió a la delimitación marina porque el último hito, que dividía a ambos países, estaba a 125 metros del mar. Entonces, ¿cómo van a discutir Colombia y Venezuela la delimitación marítima?", se preguntó.

En el caso del hito de Castilletes, éste se encuentra sobre unos promontorios naturales a más de 100 metros del mar.

Propuesta lesiva Ambos especialistas coinciden en que la denominada propuesta Gómez-Rondón, sobre delimitación de áreas marinas y submarinas en el golfo de Venezuela, es contraria al interés nacional. "Es tan perjudicial y nociva (la propuesta) como la hipótesis de Caraballeda (que fue rechazada por la opinión pública venezolana durante el gobierno de Luis Herrera Campíns)", sentenció el profesor Ruano.

Relata que hasta 1950 no hubo ninguna acción del Gobierno colombiano pretendiendo soberanía sobre el golfo de Venezuela, hasta que en ese año propusieron la denominada línea Boggs para repartir el área, usando para ello el método de la equidistancia, que "le entregaba a Colombia una gran cantidad de áreas marinas y submarinas". Ese es precisamente el método que se usó para trazar las líneas de la Hipótesis de Caraballeda y en 2007 la propuesta Gómez-Rondón.

Señala además que Venezuela siempre ha tenido posesión total de la zona y que el hecho de que Colombia se haya vuelto ribereña del área -producto de errores en los procesos de delimitación y demarcación- no significa que tenga derechos sobre el Golfo.

"Venezuela siempre ha tenido dominio sobre el área. La posesión de las aguas nada tiene que ver con la posesión de las costas", reiteró el catedrático y acotó que con la delimitación terrestre actual, Venezuela tiene 748 kilómetros cuadrados de las costas del Golfo, mientras Colombia 38, lo que constituye aproximadamente el 5%.

Pero el abogado Villafañe va más allá, y sostiene que la actual delimitación de la frontera terrestre carece de validez por contradecir al Laudo español de 1891 y al suizo de 1922, por ello exige "la devolución de la ladera occidental de los Montes de Oca, donde están las Minas del Cerrejón, que son las minas de carbón más ricas del mundo a cielo abierto".

"La posición de este gobierno es mucho peor que la de (Carlos Andrés) Pérez, se está dando por buena que esa frontera terrestre es legal, que no lo es, y se propone una explotación conjunta de los recursos sobre un territorio que es absolutamente venezolano y sobre el cual Colombia no tiene ningún derecho histórico ni jurídico", aseguró. rtheis@eluniversal.com
Reyes TheisEL UNIVERSAL