lunes, 4 de agosto de 2008

¿Y la Amazonía de la Guayana Esequiba qué?

Oscar José Márquez

Ahora Brasil busca proteger la selva de la Amazonía creando un fondo para ello, luego de años de devastación producto de la política inspirada durante la dictadura militar de la década de los 60, ideada por el General Couto Da Silva y combinada a su vez con una estratega militar que se llamó la "revitalización de las fronteras".
Política y estrategias estas que a partir de 1983, en base a los intereses nacionales brasileños, cambió su nombre y se llamó "El proyecto Calha Norte".

A partir de los años 80, los brasileros se habían propuesto ocupar una faja de 160 kilómetros limítrofe con la Guayana Francesa, Surinam, Guyana (Guayana Esequiba o Zona en Reclamación), Venezuela y Colombia. Un área denominada hinterlândia que albergaba casi 2 millones de personas y ocupa 1,2 millones de kilómetros cuadrados, que corresponde a un trimestre, la Amazonia Legal y casi el 15% de la superficie total del país.

Con el objetivo de "fortalecer la presencia brasileña en el área de frontera, para organizar las sociedades que allí se instalen", como bien lo señalo el grupo de trabajo interdepartamental coordinado por el entonces Secretario de Planificación e integrada por representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores, los Ministerios de Relaciones Exteriores, los Ministerios Militar, y Ministerio de Defensa.

Hoy esos planes tienen plena vigencia bajo "La Iniciativa para la integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA)", con la intención de una integración regional como señalamos anteriormente, en perjuicio del sistema ecológico de la amazonia y del escudo guayanés la formación geológica más antigua de la tierra.

Sin embargo, la amazonía de la Guayana Esequiba o Zona en Reclamación que abarca 159.500 Km2 al oeste del río Esequibo, se pretende intervenir con el desarrollo de 17 proyectos que causarán un alto impacto ambiental y social, sin que la opinión pública nacional e internacional y los medios de presión dejen sentir su voz de alerta.

Brasil, bajo la guía de su Presidente Luis Ignacio Lula Da Silva se adelanta ante la presión de los grupos ecologistas, ambientalistas e indigenistas previendo así una posible internacionalización de la amazonía, pero nada se hace, ni del lado guyanés ni del lado venezolano, para proteger la amazonía de la Zona en Reclamación o Guayana Esequiba.